IGLO Open sobre Género en la Investigación y la Innovación

La conferencia se organizó en colaboración con el Consejo Sueco de Investigación y la Agencia Sueca de Innovación, Vinnova, y contó con la participación de Ana Arana Antelo, Jefa de Unidad en Ciencia con y para la Sociedad en la Dirección General de Investigación e Innovación y Teresa Suárez, científica titular y miembro de la Comisión Mujeres y Ciencia del CSIC.
#

El pasado 8 de mayo se celebró en la Representación Permanente de Suecia ante la UE el evento IGLO Open sobre Género en la Investigación y la Innovación. La conferencia se organizó en colaboración con el Consejo Sueco de Investigación y la Agencia Sueca de Innovación, Vinnova, y contó con la participación de Ana Arana Antelo, Jefa de Unidad en Ciencia con y para la Sociedad, de la Dirección General de Investigación e Innovación y Teresa Suárez, científica titular y miembro de la Comisión Mujeres y Ciencia del CSIC.

Ana Arana presentó las políticas de igualdad de la UE en el ámbito de la I+I, así como las directrices y herramientas disponibles para reducir la actual brecha de género. El principio de igualdad se recoge en el artículo 8 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y es además una de las prioridades en el Espacio Europeo de Investigación. En diciembre de 2015, las Conclusiones del Consejo sobre igualdad de género en I+I instaban a preparar una nueva estrategia vinculada a Europa 2020 que abordara la igualdad en todos los niveles de toma de decisiones y que llevara una supervisión de los avances efectuados.

Actualmente, la presencia de investigadoras en la UE es de 33%, una cifra que refleja una mejoría con respecto al 5% del año 2005. No obstante, la gráfica tijera sigue indicando que, aunque el 59% de graduados son mujeres, su participación en la actividad investigadora y docente está muy lejos de ser igualitaria respecto de la de los hombres y disminuye notablemente en las escalas profesionales más altas.

En el marco de H2020, la igualdad de género es una cuestión transversal y se fomenta con directrices, formación y herramientas de sensibilización, como por ejemplo, el vídeo divulgado por la Agencia Europea del Consejo Europeo de Investigación, que pretende reducir el sesgo inconsciente en las evaluaciones. Las acciones para reducir la brecha se centran en aumentar la presencia de mujeres tanto en grupos consultivos como en comités de evaluación e introducir la perspectiva de género en la I+I, tanto en términos biológicos como en términos sociales y culturales. En los grupos consultivos se ha logrado la presencia de mujeres en un 55,2%, pero en las listas de expertos evaluadores, éstas representan sólo el 32% y son menos del 20% las que acaban participando en comisiones de evaluación.

Teresa Suárez presentó la situación de las mujeres científicas en el CSIC y la labor de la Comisión Mujeres y Ciencia. Siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea, se hace un seguimiento estadístico con cifras desagregadas por sexo desde el año 2001. Los informes publicados anualmente desde entonces permiten llevar un control de las incorporaciones y promociones en las distintas escalas científicas del CSIC. En 2008 la presencia de investigadoras en programas postdoctorales y contratos Ramón y Cajal se acercaba al 50%, pero esta cifra se ha visto mermada en la última década por la crisis económica. También ha aumentado la proporción de mujeres en la categoría Profesoras de Investigación, que en 2016 era de 24,84%[1], superando la media europea de 21%[2]. Suárez recomienda seguir trabajando en políticas de igualdad y tomar acciones, aunque sean pequeñas, además de aumentar la sensibilización en cuestiones de género en nuestras instituciones.

Carl Jacobsson, asesor y experto en género del Consejo Sueco de Investigación, señaló que para combatir la desigualdad es necesario plantearse objetivos, analizar datos, llevar un seguimiento, impartir formación en cuestiones de género, definir organismos responsables y consecuencias o acciones en caso de que no se logren los objetivos. El organismo sueco presta especial atención a la perspectiva de género en los nuevos programas de financiación, lleva a cabo análisis de género en los textos de las convocatorias, en el uso de las infraestructuras e incluso en el comportamiento del personal implicado en los procesos de evaluación. Si bien son muchos factores los que influyen en la brecha, no es descartable la discriminación inconsciente en la evaluación. Por ejemplo, destaca Jacobsson, la independencia de los investigadores se cuestiona mucho más frecuentemente cuando la persona evaluada es una mujer que cuando ésta es un hombre. Otras medidas del plan de igualdad incluyen formación para los miembros de los comités de evaluación y para el resto personal de la institución, seguimiento regular de equilibrio de género en los consejos directivos y científicos y mayor interacción con autoridades estatales para asesorar en cuestiones de género.

Desde Vinnova se destacó que el 80% de la financiación pública destinada a la innovación en Suecia, termina en manos de científicos hombres y/o sectores tradicionalmente dominados por el género masculino. Para reducir la brecha de género en la financiación, la agencia sueca plantea las preguntas Who? What? How? como conceptos clave a tener en cuenta tanto en los procesos de evaluación como en la presentación de propuestas. Se trata de observar cómo se desarrollan hasta el momento las líneas de investigación y de qué manera se puede incluir en ellas la perspectiva de género. La agencia trabaja en la inclusión de preguntas específicas sobre género en los formularios de propuesta o el diseño de retos de innovación centrados en género que permitan afrontar la desigualdad no sólo en términos de cantidad, sino también de calidad.

El sesgo de género es una cuestión transversal, requiere el esfuerzo y apoyo de los organismos de investigación, pero también debe afrontarse estratégicamente desde otras disciplinas más allá de la ciencia y contar con una legislación sólida y la acción conjunta de todas las estructuras de la sociedad.

[1] Informe Mujeres Investigadoras 2017. Publicado por la CMYC.

[2] She Figures 2015. Publicado por la Comisión Europea.